La principal ventaja  de la Radiología Digital, para el paciente, es la menor exposición a la radiación, ya que los equipos digitales procesan la imagen mediante un programa computacional que permite mejorar y corregir algunos defectos que pudiesen haber. Esto permite que las Radiografías Digitales tengan un porcentaje menor de repetición.

La imagen que entrega una Radiografía Digital es de mejor calidad en comparación a una radiografía convencional. Asimismo, las Radiografías Digitales generan un registro digital que puede ser utilizado para reimprimir la imagen en caso de ser necesario, mientras que en un equipo convencional sería necesario repetir la toma radiográfica en caso del extravío de la placa.

Por último, existe un aspecto ecológico a considerar, ya que las Radiografías Digitales no requieren de un procesado químico, por lo que no generan ningún tipo de contaminación para el medio ambiente.